Sueño e insomnio

Observaciones y comentarios sobre el sueño y el insomnio.

Para el bienestar del organismo, resulta indispensable el buen dormir. Y esto signfica conciliar sueño profundo durante el tiempo necesario (entre cinco y nueve horas diarias según la persona).

Para algunas personas, dormir bien es algo difícil de lograr, por lo cual, suelen recurrir a farmacos para alcanzar éste objetivo. Podemos destacar sin embargo, ,algunas condiciones tanto internas como externas del organismo que pueden favorecer un sueño regenerador.

Comportamientos que favorecen el sueño

  • Controlar situaciones que generen stress

  • Practique actividades deportivas pero evite hacerlo en las últimas horas del día

  • Reducir las siestas

  • Evitar fármacos que pudieran afectar el sueño

  • Preferir una cena ligera, unas tres horas antes de acostarse

  • Preferir el consumo vespertino de leche y plátanos, ya que contienen triptófano, precursor de la serotonina, reguladora del ritmo sueño-vigilia.

  • Evitar beber agua que genere la necesidad de levantarse de la cama para ir al baño en el momento de conciliar el sueño

  • Limitar el consumo de café

  • No pasar demasiado tiempo frente al televisor

Un ambiente propicio para conciliar el sueño

El dormitorio debe ser un lugar medianamente confortable y relajante y lejano de posibles molestias externas como luces y ruidos molestos. La tempratura también es importante y debería oscilar entre los 17 y los 20 grados centígrados.

Es preferible un colchón más bien rígido y alejar televisores y despertadores. La oscuridad ayuda a conciliar el sueño.

Alternativas naturales a los somníferos

El uso sistemático de fármacos para dormir no es aconsejable. En realidad, su uso solo es útil durante breves temporadas o en caso de necesidad evidente.

Algunas alternativas:

  • Antes de acostarse, tomar un baño caliente con aceites esenciales de jazmin, amapola o tilo

  • Beber infusiones lejos de la comida, tilo, melisa y flores de naranjo.


Foros: Espacio de participación

Sueños y pesadillas ¿Por qué tenemos pesadillas?